jueves, 31 de mayo de 2012

La forma en que se dicen las cosas

En los Cuentos de las Mil y una Noches encontramos historias muy instructivas y aleccionadoras que nos enseñan cómo actuar en la vida.


Hoy os traigo Los dientes del Sultán, un cuento que resalta la importancia de cómo se dicen las cosas.

Uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse.





En un país muy lejano, al oeste del gran desierto, vivía un viejo sultán, dueño de una inmensa fortuna. El sultán era un hombre muy temperamental además de supersticioso.

Una noche soñó que había perdido todos los dientes.

 

Inmediatamente después de despertar, mandó llamar a uno de los sabios de su corte para pedirle urgentemente que interpretara su sueño.




- ¡Qué desgracia, mi Señor! - exclamó el sabio. - Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de vuestra majestad.

- ¡Qué insolencia! - gritó el sultán enfurecido. - ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí!


 
Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos por ser un pájaro de mal agüero.

Más tarde, ordenó que le trajesen a otro sabio, y le contó lo que había soñado.





Éste, después de escuchar al sultán con atención, le dijo:

- ¡Excelso señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que vuestra merced tendrá una larga vida y sobrevivirá a todos sus parientes.

Se iluminó el semblante del sultán con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro.

Cuando el sabio salía del palacio, uno de los consejeros reales le dijo admirado:


- ¡No es posible! La interpretación que habéis hecho del sueño del sultán es la misma que la del primer sabio. No entiendo por qué al primero le castigó con cien azotes, mientras que a vos os premia con cien monedas de oro.

- Recuerda bien, amigo mío, - respondió el segundo sabio -, que todo depende de la forma en que se dicen las cosas... La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la enchapamos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura, ciertamente será aceptada con agrado. 


No olvides, mi querido amigo, - continuó el sabio -, que puedes comunicar la misma verdad de dos formas: la pesimista, que sólo recalcará el lado negativo de esa verdad, y la optimista, que sabrá encontrarle siempre el lado positivo a la misma verdad.

miércoles, 9 de mayo de 2012

El poder de la pasión

Si el amor mueve el mundo, la pasión es quien provoca los grandes cambios, las grandes hazañas. Ese sentimiento incontenible que te impulsa a la acción, esa es la pasión.




Vivir apasionadamente, ya sea por un amor, por un proyecto, por una afición, por un lugar, por un trabajo, por un ideal, por una promesa... Da sentido a nuestra vida. 


Las pasiones son los viajes del corazón. (Paul Morand)

No es el valor del objeto amado el que crea la excelencia y la delicadeza de la pasión, sino el valor de la persona que ama.
(de Bruix)



Si la pasión, si la locura no pasaran alguna vez por las almas... ¿Qué valdría la vida? (Jacinto Benavente)




El amor es la más fuerte de todas las pasiones, porque ataca al mismo tiempo a la cabeza, al cuerpo y al corazón. (Voltaire)

De todas las pasiones, el amor es la que más se irrita y acrece cuando encuentra obstáculos. (Boccaccio)



Siempre se tiene fuerza de voluntad para vencer pasiones que no se sienten.
(La Rochefoucauld)

Solamente son uniones legítimas las debidas a una verdadera pasión. (Stendhal)



No hay virtud que nos defienda de una pasión.
(Jacinto Benavente)

Quien está dominado por pasiones brutales, pierde aquella delicadeza de sentimientos que hace percibir inefables bellezas, en el orden moral y hasta en el físico. (Jaime Balmes)

La pasión para el hombre es un torrente; para la mujer, un abismo. (Concepción Arenal)


Una pasión duradera es una especie de obra maestra declamada por artistas habilísimos para hacer de cada deseo un acontecimiento y de cada sonrisa un cambio de escena. (Duquesa de Abrantes)


A la luz de la pasión,
los seres que nos rodean
vemos, en torpe ficción,
como queremos que sean,
nunca tales como son.
(Joaquín M. Bartrina)

La ternura es el descanso de la pasión. (Joubert)

------------------------
Extraídas de Mil y pico apuntes sobre el amor. 
Recopilación: Gema López

sábado, 5 de mayo de 2012

Frases para el día de la madre 2012

Madre no hay más que una.
(Cada uno la suya)
Esa es una de las pocas verdades
que nadie puede rebatir en el mundo.

Celebremos el día de las madres
con un homenaje por su dedicación, entrega, amor desinteresado, ternura, delicadeza, y por habernos dado la vida.   ¡Gracias madre!

Jamás en la vida encontraréis ternura mejor, más profunda, más desinteresada ni verdadera que la de vuestra madre.
(Honoré de Balzac)

El corazón de la madre es el único capital del sentimiento que nunca quiebra, y con el cual se puede contar siempre y en todo momento con toda seguridad. (Paolo Mantegazza)



La juventud se desvanece, el amor merma, las hojas de la amistad se secan; la esperanza secreta de una madre sobrevive a todo. (Oliver Wendell Holmes) 

El amor de madre es el combustible que permite a un ser humano hacer lo imposible. (Marion C. Garretty)

Una madre es la amiga más leal de que disponemos. Cuando nos sobrevengan repentinamente duras pruebas; cuando la prosperidad dé paso a la adversidad; cuando nos abandonen amigos que se alegraban con nosotros en las buenas; cuando las tribulaciones se multipliquen a nuestro alrededor, ella se aferrará a nosotros y, valiéndose de consejos y preceptos de ternura, se esforzará por disipar los nubarrones de tempestad y hacer retornar la paz a nuestro corazón. (Washington Irving)

Mi madre fue la mujer más bella que jamás conocí. Todo lo que soy, se lo debo a mi madre. Atribuyo todos mis éxitos en esta vida a la enseñanza moral, intelectual y física que recibí de ella. (George Washington)

Si aún tienes a tu madre, eres una persona afortunada. Vive con esa dicha que sólo ese bello ser puede inspirar.
(Abel Pérez Rojas)

El amor de una madre por un hijo no se puede comparar con ninguna otra cosa en el mundo. No conoce ley ni piedad, se atreve a todo y aplasta cuanto se le opone. (Agatha Christie)

Dios no podía estar en todas partes a la vez. Por eso creó a las madres. (Proverbio judío)

Hay un sólo niño bello en el mundo, y cada madre lo tiene. (José Martí)

Una madre es la fuerza del amor y la gracia que supera y rinde todas las fuerzas del mal. (Joseph Torras)




Amamos a la madre casi sin saberlo; y tan solo percibimos toda la profundidad de las raíces de este amor en el momento de la última separación. (Guy de Maupassant)

No tengo que hacer nada para que me quieran (el amor de la madre es incondicional). Todo lo que necesito es ser su hijo. El amor de la madre significa dicha, paz, no hace falta conseguirlo, ni merecerlo. (Erich Fromm)


El amor de una madre no contempla lo imposible.
(Charles Paddock)

No hay madre como la de uno mismo. (Proverbio africano)




Aunque amo a mi madre, no quise hacer un retrato idealizado de ella. Me fascinan más sus defectos: son más divertidos que sus otras cualidades. (Pedro Almodóvar)

Madres, en vuestras manos tenéis la salvación del mundo.
(León Tolstoi)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...